Derechos de autor e IA: una largo camino por recorrer

La inteligencia artificial generativa, como ChatGPT, se ha convertido en una herramienta valiosa para investigadores y creadores de contenido. Sin embargo, también plantea desafíos significativos, especialmente en términos de infracción de derechos de autor. Estas herramientas, al buscar información en Internet y otras fuentes digitales para responder a las consultas de los usuarios, suelen recopilar datos que pertenecen a otros creadores de contenido.

Riesgos de información inexacta

¿Qué riesgos enfrentan quienes confían y utilizan textualmente esta información si resulta ser inexacta? La precisión de los datos es crucial, y la utilización de información incorrecta puede llevar a consecuencias graves.

Derechos de autor: un campo por explorar

Daniel Restrepo, abogado en la firma Fennemore en Phoenix, explica que la regulación de la propiedad intelectual (PI) y la IA generativa involucra intereses contrapuestos. Históricamente, los derechos de autor se han reservado para contenido creado por humanos con el objetivo de fomentar el intercambio de ideas innovadoras. Sin embargo, también existe un interés en promover el desarrollo de la IA debido a su valor significativo para empresas, gobiernos y la seguridad nacional. El dilema es que, si no se otorgan derechos de PI a los creadores de contenido generado por IA, habrá menos incentivos para desarrollar dicho software, ya que los resultados ingresarían inmediatamente al dominio público.

Infracción de derechos de autor

Kennington Groff, abogado especializado en propiedad intelectual en Founders Legal en Atlanta, advierte sobre el riesgo potencial de infracción cuando la IA genera contenido derivado de material protegido por derechos de autor sin la autorización adecuada. La recopilación de información por parte de sistemas de IA puede conducir a la utilización inadvertida de contenido protegido.

Aaron C. Rice, presidente del grupo de entretenimiento de Founders Legal, señala en una publicación de abril de 2023 que, al registrar una obra que contiene material generado por IA, los creadores deben divulgar el uso de IA. Esta divulgación permite a la Oficina de Derechos de Autor evaluar la contribución del autor humano a la obra.

Funcionamiento de la IA Generativa

Arle Lommel, director del servicio de datos en CSA Research en Massachusetts, aclara que la IA generativa no funciona como un motor de búsqueda que reproduce contenido almacenado. En cambio, almacena representaciones estadísticas de los datos de entrenamiento y genera nuevo contenido basado en estas representaciones. Lommel compara este proceso con el de un estudiante que escribe un ensayo basado en investigaciones y expresa el conocimiento con sus propias palabras, a diferencia de simplemente copiar y pegar.

Plagio y propiedad del Contenido

Abordar el plagio y la propiedad del contenido generado por IA es complejo debido a la naturaleza de estos sistemas. Aunque teóricamente el resultado puede ser una obra derivada, proviene de muchas fuentes y contribuye en un grado infinitesimal al resultado final. Herramientas como Grammarly y Turnitin pueden identificar plagio, y el clasificador de texto de IA de OpenAI puede analizar la probabilidad de que un texto haya sido creado por un humano o por IA.

Inexactitud y responsabilidad

El mayor riesgo para quienes usan IA generativa no es el plagio, sino la inexactitud. La IA generativa puede producir contenido que parece preciso pero contiene errores sutiles. Si estos errores no se detectan, pueden tener consecuencias graves. Las herramientas de IA renuncian a cualquier garantía de idoneidad, dejando la responsabilidad en manos del usuario.

Consejos para creadores de contenido

Para minimizar riesgos, los creadores de contenido deben:

  1. Usar la IA generativa como una herramienta complementaria.
  2. Verificar detalladamente los hechos proporcionados por la IA.
  3. Utilizar herramientas para minimizar el riesgo de infracción de derechos de autor inadvertida.

A medida que la tecnología de IA evoluciona, es crucial que los creadores de contenido comprendan y gestionen estos riesgos de manera adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.